RESPETARSE A UNO MISMO

pintordecorazones1

 

 

Quiero compartir una anécdota relatada por el Dr. Norberto Levy, en presentaciones que dio acerca de la Sabiduría de las Emociones.

Fue muy impactante para mí, y algo así es lo que recuerdo que dijo:

Había terminado de dar una charla, se le acercó uno de los concurrentes y le dijo:

  • Dr Levy, quiero  invitarlo para exponer en un prestigioso Congreso de Psicología que se va a realizar en la Argentina el año próximo. 
  • ¡Muchísimas gracias¡ No se imagina cuánto me alegra que me tengan en cuenta. Es un verdadero privilegio para mí. Me siento muy honrado. ¿Y sabe qué? Si me permite lo voy a consultar con mi socio antes de darle una respuesta. ¿Puede ser?

  El hombre sorprendido le dice:

  • Desde ya Dr. siéntase libre de hacer lo que considere. Solo le quiero pedir un favor. 
  • Sí, como no.
  • Por supuesto consulte con su socio, solo que lo  que nosotros queremos es que la conferencia la dé usted. No queremos ni que la dé su socio, ni que la den juntos. Queremos que la dé usted solo.
  • Discúlpeme, me parece que usted no me entendió. MI SOCIO …. SOY YO.

Pasamos nuestras vidas tomando decisiones y dando respuestas. En general solemos reaccionar, o responder para quedar bien con los otros, o cuidar nuestra imagen, o responder lo que no queremos con tal de asegurarnos que nos quieran. Y después de actuar así, aún cuando cumplieron con lo solicitado o con lo que corresponde, ¿cómo se sienten?.

Respetarse a uno mismo tiene que ver con consultamos primero a nosotros mismos, a nuestro corazón, a nuestra alma: ¿qué quiero?, ¿cómo me siento?, ¿qué me gusta?, y actuar según lo que elija.

¿Esto quiere decir que para sentirme bien tengo que hacer siempre lo que yo quiero y sin que me importen los otros? Definitivamente NO. Esto tiene que ver con una manera de pensar, sentir y comportarse en la que nos generamos un maravilloso espacio de libertad para elegir qué hacer, qué responder. El circuito es: “me consulto a mí mismo, y después elijo”. Y a veces podremos elegir aún no lo que no nos gusta, dado que consideraremos que hay un objetivo mayor que prefiero tener en cuenta. Aún así fue una elección nuestra. Vamos a estar tomando el timón de nuestras vidas.

1) NO ES EGOÍSMO, ES QUE ME IMPORTO YO

2) NO SOY BONDADOSO, ES QUE ME IMPORTAN LOS DEMAS

Cuando podemos ir por la vida, integrando estos dos conceptos anteriores y en ese orden, primero escucharme a mí y luego generar posibilidades donde también integro el respeto a los demás, estamos alimentando nuestro bienestar, dignada, autoestima y nuestra paz interior. TODO ESTO GENERA EL RESPETARSE A UNO MISMO.

   Si tuvieses alguna inquietud respecto de este tema, podés contactarte conmigo escribiendo a adriana@debienestar.com

   Te invito también a visitar mi página www.debienestar.com

   Gracias,

   Adriana Hercovich